top of page

La evidencia y las sutilezas de la fotografía a través del vidrio



Al mirar a través del velo de un panel de vidrio, somos llevados delicadamente a ver una realidad filtrada. El vidrio, aunque transparente, se presenta como una barrera que separa al observador del mundo exterior y, simultáneamente,El vidrio, aunque transparente, se presenta como una barrera que separa al observador del mundo exterior y, simultáneamente, restringe la visión del exterior del espacio interior.


La dualidad de la fotografía a través del vidrio de T crea una inquietante sensación de distancia y cercanía. Distancia porque existe un obstáculo físico entre el observador y el objeto observado. Proximidad porque, a pesar de esta barrera, el mundo exterior sigue siendo visible y casi al alcance de la mano. El espectador está así llamado a explorar esta dimensión, encontrando resonancias de sus propias experiencias y sensaciones.


En una era en la que desafiamos la distinción entre el interior y el exterior todo el tiempo, las fotografías que juegan con el vidrio, ya sea que muestren vistas lejanas, reflejen siluetas urbanas o enfaticen el rostro captado de una hombre inmerso en sus propios pensamientos, nos provocan a reflexionar sobre la naturaleza efímera y a veces intangible de nuestros momentos y emociones. Al igual que el cristal de la ventana que permite, en cierta medida, una visión del exterior sin comprometer por completo la privacidad del interior, la sociedad moderna busca equilibrar la necesidad de conexión con el deseo de individualidad.


El filósofo francés Jean Baudrillard analizó la idea de hiperrealidad, dondelas representaciones de algo pueden volverse más significativas que el objeto mismo. Al mirar por la ventana, percibimos el mundo exterior a través de una perspectiva moldeada por imperfecciones, reflejos y distorsiones. Esta visión puede interpretarse como una alegoría de la forma en que absorbemos la información hoy en día: mediada a través de diferentes prismas, ya sean redes sociales, noticias o arte.


Además, los artistas de todas las épocas han jugado con la idea de percepción. Desde pinturas del Renacimiento que utilizaron técnicas de perspectiva para crear la ilusión de profundidad, hasta artistas contemporáneos que utilizan técnicas mixtas para desafiar nuestra visión de lo real y lo irreal. Las imágenes vistas a través de una superficie vidriada nos animan a participar en esta larga tradición, cuestionando qué es realidad y qué es representación.


En definitiva, cada imagen que miras a través del cristal es una invitación a la introspección. Es un llamado a cuestionar lo que vemos y, más que eso, cómo vemos y, por extensión, cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea. Esta exploración visual resuena con preguntas intrínsecas a nuestro ser en el mundo contemporáneo.


A través de estas sutilezas e imperfecciones, profundizamos en capas más profundas y matizadas de nuestra esencia y naturaleza. Al permitirnos esta introspección, ampliamos nuestra conexión con el arte y la vida, yendo más allá de la simple observación y tocando el núcleo de nuestras emociones y percepciones.


Escrito por Angela Rosana, descubre más sobre mí aquí. En las imágenes aparecen créditos a fotógrafos y artistas, con enlaces a sus respectivos perfiles de Instagram.¡Si te gustó este artículo, deja tu reseña al final de la página!Lea otros artículosaquí< /span>Visita nuestroInstagramSigue nuestro podcast en Spotify aquíSuscríbete a nuestro canal de YouTube aquíPublicación en Instagram en octubre de 2023

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page